Icono del sitio Abecediario

La cruzada para transformar la cadena de abastecimiento de las empresas con tecnología

Una de las tendencias para el 2025 es la implementación tecnológica en cada una de las operaciones logísticas de los envíos, ya que por medio de esta se puede llevar un rastreo y trazabilidad de las mercancías.

Por ejemplo, con ayuda de la automatización se libera la carga operativa y se reduce el nivel de errores, disminuyen los tiempos de los procesos de carga y descarga en los inventarios, además, hay una mejor organización.

Una entrega tardía repercute en la reputación de una marca, pues al prestar un mal servicio, se pueden perder clientes potenciales, lo que a su vez afecta los ingresos de la compañía. Para evitar estos riesgos, es clave tener un software que garantice la optimización y gestión de rutas, pues es la mejor manera de mantener el control en tiempo real de la operación, buscando conocer la localización de los conductores y manteniendo una comunicación constante.

Expertos de Infotrack, compañía de integración especializada en la optimización de procesos de negocio de cadena de abastecimiento a través de soluciones integrales, seleccionaron cinco claves para evitar las demoras en la logística de envíos.

Según Natalia Castaño, Directora de Software de Infotrack las claves son las siguientes:

  1. Planeación efectiva de la ruta: teniendo en cuenta características de vehículos y mercancía.
  2. Implementar tecnologías móviles: que permitan garantizar menores tiempos en el proceso de alistamiento y despacho.
  3. Disponibilidad de la información: tener la información sincronizada generará valor en la medida que se tengan indicadores que permitan la toma de decisiones efectivas.
  4. Ubicación del inventario según su rotación: permitirá tener los productos disponibles para optimizar tiempos de alistamiento y despacho.
  5. Trazabilidad del inventario: mantener un sistema actualizado permitirá que toda la información esté disponible lo cual optimizará tiempos en el proceso logístico.      

Yesid Hurtado, Product Owner de Infotrack, resalta que “Smart Route siempre trabaja con la capacidad de los vehículos, lo que permite que las rutas sean efectivas. Adicionalmente, nuestro Software está sincronizado con la nube, permitiendo tener la información almacenada de manera segura; también, al no depender de la conectividad a datos no se ve interrumpida la capacidad operativa, los conductores trabajan offline en un 90%, apoyándose  en el proceso de encolamiento para garantizar que todas las transacciones realizadas en y desde nuestro sistema, estén seguras y disponibles”.

Cuando se tiene una buena trazabilidad de rutas, paquetes y personas se logra mejorar la capacidad de respuesta al cliente y satisfacción, disminuir los costos asociados a la operación de transporte, obtener reportes para la toma de decisiones asertiva, minimizar los tiempos de en ruta, carga y entrega, e incluso hacer un mejor uso de los vehículos y el personal.

Con el uso de tecnologías como Smart Route, se puede obtener un control total de la operación, monitoreando en todo momento la ubicación en tiempo real de los vehículos, el estado de las entregas, las alertas generadas por los conductores en caso de varadas o circunstancias que impidan las entregas de los pedidos, tomando así decisiones tempranas para no afectar la operación.

Es clave conocer también la disponibilidad de los transportistas y vehículos, de tal manera que la asignación de rutas y carga pueda darse de manera eficiente, de acuerdo con las características y recursos disponibles. Además, hay un equipo de software dedicado constantemente a trabajar en las soluciones y sus mejoras, buscando siempre dar respuesta a las necesidades del mercado e innovar.

El software es una solución de fácil integración e implementación que busca entregar conocimiento en tiempo real de la operación para optimizar los recursos, por ejemplo, la eficiencia de la asignación de la ruta, zonas y aumento de cantidad de entregas programadas está directamente asociada a la reducción de costos. La reducción de uso de vehículos en ruta entre un 15% y 40% y la reducción de los kilómetros recorridos entre un 38% y un 57%, significa también menos gasolina, desgaste de los vehículos y pago por horas extra.

Salir de la versión móvil