Categories:

Coolpad es un nuevo competidor en el mercado de teléfonos móviles en el país. Su propuesta, está claro, está pensada para un consumidor de la gama de entrada, que valora el precio al menos tanto como -quizás más- las especificaciones.

Para entrar a Colombia y a Perú , Coolpad usa los canales de distribución de TMCell, un distribuidor con más de 15 años de experiencia.

Con sede en Irvine, cerca de San Diego, California (EE.UU.), Coolpad cuenta con más de 13.000 patentes y 5 centros de investigación y desarrollo. Como es una norma en el paisaje tech, una parte considerable de su personal (un 40 por ciento, según la firma) se dedica a labores de investigación y desarrollo.

“La tecnología siempre ha brillado cuando de unir a las personas se trata. Creemos que existe la oportunidad de ayudar a construir una mejor tecnología basada en mantener a todos conectados brindando formas más seguras e inteligentes para que estas permanezcan juntas, y desde Coolpad trabajamos para esto”, afirma Frank Gutowski, director de Field & Channel Sales, Coolpad Americas.

La firma trajo, para su entrada a Colombia, dos nuevos smartphones: el Coolpad 3503L y el Coolpad 3504L. Ambos dispositivos se caracterizan por su batería de larga duración, funciones de seguridad biométrica y sistema fotográfico potenciado inteligencia artificial.

Tuvimos la oportunidad de probar el 3504, el más top de los dos terminales, y es notable su compromiso con la promesa de venta de la compañía. A pesar de tratarse de un equipo que apenas supera el medio millón de pesos en el mercado, ofrece una respetable pantalla de 6.,2 pulgadas con resolución HD y una batería de cámaras que, si bien nadie describiría como excelente, cumple y más que cumple para su gama.

La cámara frontal -la de las selfis- tiene un sensor de 8 MP y está ubicada en el centro del borde superior de la pantalla mediante una muesca en forma de lágrima.

La batería principal incorpora tres lentes con sensores de 13, 5 y 2 MP que compensa sus evidentes limitaciones con recursos de inteligencia artificial que permiten cosas como el anhelado desenfoque del efecto bokeh.

Esa es la cosa con este aparato, uno ve que se trata de un equipo de entry level, pero la idea de Coolpad de entry level incluye IA, reconocimiento facial y sensor de huellas, que, debo decir, es satisfactorio ver aquí como prestaciones, no lujos, en la oferta de los teléfonos móviles de bajo costo.

En nuestras pruebas, el teléfono se comportó acorde a nuestras expectativas y su batería de 4.000 mAh rindió de sobra para terminar el día sin sufrir por carga. Eso sí, su sistema de carga obliga a asumir un ritmo de uso diurno – carga nocturna porque, asumo que por costos, el fabricante optó por un inexplicable estándar USB 2.0.

El teléfono se siente a la vez pesado y frágil la primera vez que uno lo sostiene, pero esa sensación se disipa rápidamente con el uso. Su apariencia, en cambio, no tiene peros: es un aparato estilizado y moderno, lo que sumado a su pantallota da la impresión de estar un par de gamas por encima de donde está.

En resumen, se trata de una buena opción para quienes van a comprar su primer smartphone o para quienes desean subirse a una era de 4G y fotos con IA sin necesidad de gastar dos, tres o más millones en el proceso.

Así, Coolpad se suma a nombres como realme o Poco, que esperan seguir los pasos de marcas como Huawei o Xiaomi, que alguna vez fueron desconocidas y hoy son respetadas y compradas.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *