IA y Big Data, claves en el camino a la la reactivación

IA y Big Data, claves en el camino a la la reactivación

octubre 20, 2020 0 Por Wilson Vega

Ahora que es momento de emprender el camino a la reactivación de la economía, la tecnología es una aliada.

De la capacidad de recoger y procesar datos y, sobre todo, extraer de ellos información confiable y útil, dependerá el éxito de las iniciativas encaminadas a atraer nuevos clientes y mejorar su experiencia. 

La multinacional Keyrus plantea soluciones para que en estos tiempos complejos, las empresas puedan facilitar y acelerar su necesario proceso de transformación y generar nuevos motores de crecimiento y competitividad.

El objetivo es que, a partir del manejo inteligente de la data, puedan asistir al tomador de decisiones y a sus equipos.

⚠️ Le puede interesar: El desafío de la transformación digital

Para los expertos, los datos son el mejor recurso para moverse en un paisaje alterado, en el que ir a ciegas sencillamente no es una opción. 

Diferenciales competitivos

Potenciado por la inteligencia artificial, el big data ofrece esa posibilidad de no solo recoger datos de forma estructurada, sino de obtener de ellos una mirada clara de cómo ajustar las operaciones para producir resultados medibles y sostenibles en el tiempo.

“El mundo saltó cinco años en cinco meses y el mercado ha visto claramente cómo la experiencia digital y la inteligencia de datos son diferenciales competitivos esenciales para la supervivencia de los negocios. Estamos frente a grandes oportunidades y, en ese sentido, en el momento adecuado”, destaca Stephan Samouilhan, CEO de Keyrus Latinoamérica. 

De cara a las personas, al consumidor final, Samouilhan expone que con lo que ha sucedido en estos tiempos “la gente trabaja desde casa, las escuelas ahora son online, al igual que los eventos y las reuniones. Las plataformas de comercio electrónico se han convertido en el principal canal de ventas minoristas. Veo grandes oportunidades para satisfacer toda esta demanda con nuestra oferta y experiencia”. 

Para las compañías, no se trata solo de sobrevivir, sino de recuperar alguna semblanza de normalidad en la que sus trabajadores tengamos desafíos específicos de su negocio y dar a sus clientes una experiencia de consumo simplificada, personalizada y segura. En otras palabras, una experiencia inteligente.